Categorías
Aperitivos

Arancini de Sicilia

Arancini de Sicilia, Italia
Arancini de Sicilia, Italia

Un plato de la tradición isleña de los más antiguos y queridos por los sicilianos. Tiene un origen popular, en el fondo es un plato simple, que inclusive se puede hacer con lo que sobra de la mesa. Se puede considerar un análogo de lo que representa para nosotros los chilenos la empanada. Se lo aconsejo para celebrar en compañía y para descubrir el gusto de una tradición lejana.

Ingredientes

para la masa:

  • 250 gramos de arroz
  • dos cucharadas de queso rallado
  • 2 huevos
  • 1 nuez de mantequilla
  • 1 sobre de azafrán
  • 50 gramos de pan rallado
  • sal a gusto

para el relleno:

  • 100 gramos de queso
  • 100 gramos de jamón
  • en alternativa
  • 200 gramos de ragú
  • en alternativa
  • ¡lo que la fantasía les sugiera!
  • 2 litros de aceite para freír

Preparación

Hervir el arroz en poca agua salada: más o menos un puñado pequeño de arroz para cada taza de agua (la proporción es de una parte de arroz para tres partes de agua). De esta forma el agua se consumirá totalmente en la cocción y el almidón hará que el arroz sea bien pegajoso. Cuando el agua se haya consumido, adjuntar el azafrán, tapar, apagar el fuego y dejar reposar 1/4 de hora para asegurarse la consistencia correcta del arroz.

Adjuntar el sobre de azafrán a las yemas de huevo y revolcar todo con el arroz junto con la nuez de mantequilla y el queso rallado. Dejar enfriar el compuesto en un plan de mármol o madera. Por mientras picar el jamón con el queso o preparar el relleno que prefieren. La variabilidad del relleno, que los arancini comparten con nuestras empanadas, es típica de las recetas nacidas en cocinas pobres, adonde la necesitad realzaba el ingenio.

Formar en el palmo de la mano una bola de masa, aplastarla y hacer un pequeño hueco. Poner una cucharada de relleno y cerrar. Les pueden dar una forma cónica o a esfera, que recuerda las de las naranjas que dieron el nombre al plato por el color parecido, ya que en italiano “arancini” significa “pequeñas naranjas”. Pasar cada uno en las claras de huevo y en el pan rallado.

Hacer calentar el aceite en una olla o en la freidora. En cuanto esté bien caliente, hacer freír los arancini hasta que la el pan rallado quede bien dorado dándole el clásico color naranja. Se les recomiendo que hagan freír los arancini en cantidad reducidas para permitir una cocción más uniforme y liviana (cuatro o cinco a la vez, dependiendo de las dimensiones y de la olla).

[green_box]Los arancini son exquisitos recién cocidos pero son muy especiales también si se sirven a temperatura ambiente. No les aconsejo servirlos fríos para evitar que su digestión se vuelva un poco complicada.[/green_box]

Para acompañar

[lightgrey_box]Dependiendo de la ocasión y del relleno. Si quieren sorprender, pueden probar la versión con jamón y queso con un vino Chablis, un blanco muy particular, adapto para los quesos.[/lightgrey_box]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *