Categorías
Aperitivos

Cebollas apanadas con salsa de piña

cebolla-apanada
Un plato delicioso que probé en Iquique adonde estaba con mi prima trabajando cerca de los servicios aduaneros. Fueron los aduaneros que nos invitaron a comer un plato particular en su restaurante típico. Siempre me gustó la cebolla en todas sus formas. Este plato es muy veloz de preparar y muy sabroso. Su origen es muy antiguo y por los amigos aduaneros es propio de sus antepasados que tenían que cuidarse pero con comida muy sencilla. Al final el chef Luis me pasó la receta y yo os enseño como cocinarla.

Ingredientes

  • 200 gr de piña en su jugo
  • 2 cebollas grandes
  • 1 huevo
  • 100 gr de pan molido
  • 50 cl de aceite de oliva
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de harina
  • Aceite de oliva
  • 1 cucharadita de vinagre
  • Sal y aromas a gusto

Preparación

Antes de todo vamos a pelar la cebolla y la picamos muy fina pero que esté en trozos. La ponemos en un sartén con aceite de oliva a fuego mediano y removemos hasta que esté bien dorada. Ahora preparamos la piña. La cortamos en rodajas de piña. Es importante mantener su jugo porque se pueda agregar a los ingredientes. Cuando la piña esté bien preparada vamos a añadirla en el sartén junto con la cebolla que ya está dorada. Agregamos también los ingredientes (vinagre, azúcar, harina etc.). Removemos constantemente y dejamos que se cocine bien durante al menos 30 menudos. El tiempo es muy relativo porque lo importante es que la piña sea blandita: sacamos el sartén desde el fuego. Ahora ponemos todo en un bol y batimos bien para obtener una mezcla homogénea y de esta manera para que los sabores se ablanden. La salsa de piña está lista. Se puede servir caliente o fría como más os gusta.

Preparamos las cebollas apanadas. La segunda cebolla grande la ponemos en una olla con agua a hervir por unos 5 minutos. Tiene que mantenerse entera pero no dura como antes. Pasados los 5 minutos la vamos a pelar de la parte más externa y dura. Pues tomamos nuestro pan molido y por otro lado batimos los huevos. Bañamos la cebolla con el huevo y después la pasamos en el pan molido: cuando esté perfectamente apanadas de pan la vamos a poner en un sartén con lo restante aceite de oliva a freír. Removemos siempre con mucho quitado que no se queme: tiene que freír solo pocos minutos a fuego alto y se saca cuando se ve bien dorada. Nuestra cebolla apanada está lista. Ahora se puede poner la cebolla junta con la salsa pero también se puede poner la cebolla con papas fritas o lechuga u otras verduras en un plato y guardar la salsa en un recipiente. Ahora a servir a gusto de cada uno. Nuestra receta está ya lista: Espero que les tiente la propuesta y decidan probarla porque estoy segura que les seducirá con sus sabores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *