Categorías
Aperitivos

Pan casero

Pan casero hecho con levadura madre. Aprende a hacerlas.
Pan casero hecho con levadura madre. Aprende a hacerlas.

En la actualidad Chile está entre los países con más alto consumo de pan per capita del mundo. La tradición de poner pan en nuestra mesa en parte deriva de la época de la Conquista, ya que España como todos los países mediterráneos siempre tuvieron una afición especial para esta comida. Sin embargo el uso de moler semillas para obtener masas similares a las del pan se practicaba también antes de la llegada de los españoles.

Es más: hasta el siglo pasado el hábito de preparar pan casero amasado y empanadas (queso o pino) destinadas al pequeño comercio callejero les salvaron la economía familiar a muchísimas amas de casa.

Por contra hoy en día parece que muchas familias chilenas han perdido por completo el hábito de preparar pan casero, lo que es una lástima si pensamos en la tradición de este alimento y en su importancia para nuestra historia.

Por lo cual aquí les paso una de las muchas recetas de pan casero que podrán realizar de forma simple, económica y divertida: no pasen de probarla y de compararla con otras, ¡descubrirán un encanto realmente especial!

Ingredientes del pan casero

  • 250 gramos de harina manitoba
  • 250 gramos de harina 00 sin polvo de hornear
  • 270 gramos de levadura casera (ver receta), o bien 12 gramos de levadura de cerveza fresca o 3,5 gramos de levadura deshidratada; si utilizan levadura preparada deberán añadir también una cucharadita de azúcar
  • una taza grande de agua (300 ml)
  • tres cucharadas de aceite de oliva extra virgen (50 ml)
  • sal a gusto (yo pongo seis pizcas pequeñas)

Preparación

Mezclar la harina de manitoba, más alta en nutrientes, con la de tipo 00 y añadir la levadura preparada según las instrucciones, y el agua apenas tibia que previamente habrán unido al aceite y a la sal.

Amasar hasta obtener una masa elástica, sin grumos, que pondrán reposando en un contenedor cubierto por película transparente para dos horas, hasta cuando el volumen de nuestra masa se habrá doblado.

Acuérdense que si quieren ahorrar algo de tiempo, en comercio se encuentras herramientas eléctricas para amasar que pueden sustituir el trabajo manual. Aquí les paso el método más tradicional, pero ¡queda a vuestra discreción la elección final!

Para hacer reposar la masa, pueden poner el contenedor en el horno cerrado con luz encendida pero termóstato apagado. En este caso les recomiendo poner en la parte de abajo otro contenedor con un poco de agua para evitar que la masa seque demasiado a pesar de la película que la protege.

Pasadas las dos horas, seguir amasando para unos diez minutos, y después dejar reposar para una hora. Ya sí podrán darle a vuestro pan la forma que prefieren y hornear para unos 45 minutos en horno precalentado a 180 grados.

Si lo prefieren, podrán decorar el pan con semillas; yo utilizo chia, sésamo y otras según el menu y la ocasión. Un buen pan casero posee la virtud de transformar cualquier mesa en un lugar especial, realmente ¡se lo recomiendo!

Una respuesta a «Pan casero»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *