Categorías
Aperitivos

Pan dulce Bicolor

pan-bicolor-dulce

Se llama pan dulce bicolor pero no es propio así: depende da nuestra capacidad! Esta es una receta que permite tener un pan para todas las ocasiones y manteniendo las característica nutricional del pan brinda un sabor intenso junto con una estética que siempre lo distingue. Puedes pensar que es una receta común en nuestro país. Pude ser, pero los buenos cocineros saben trasformar una receta que todo cocinan en una receta única con un sabor que nada tiene que compartir con la misma receta de otros. No todos saben los pequeños secretos que permiten a tu pan dulce ser casi una galleta manteniendo la característica de pan ¿Quiere aprenderlos? Vamos a trabajar

Ingredientes del pan dulce bicolor

  • 250 gr de harina sin polvo
  • 10 gr de harina de algarrobo
  • 50 gr de mantequilla sin sal
  • 1 cucharada de aceite.
  • 12 gr de polvos de hornear
  • 1/2 taza de azúcar.
  • Pasta de vainilla, esencia de vainilla o azúcar vainillado
  • 1 cucharada de cafe de leche
  • 1/2 taza de cacao en polvo.
  • 1 huevo.

Preparación:

En primer lugar necesitamos batir la mantequilla con el azúcar. Es importante mezclarlos bien sin cansarse de hacerlo. Solo cuando nos damos cuentas que esté todo bien mezclado ponemos los huevos, la harina y la cantidad justa de polvo para hornear: primer secreto es propio no ocupar la harina con polvo porque el sabor no sería lo mismo.

Trabajar la masa hasta cuando todos los elementos estarán bien incorporados. Dejar reposar para una hora o más en un recipiente de madera cubriendo con un paño húmedo. Este es el segundo secreto: no tener prisa de seguir trabajando nuestro pan, necesitáis olvidaros de tener una masa lista que espera nuestras manos. Al fin, cuando nos damos cuenta que es el momento empezamos a trabajar nuestra masa.

Separar en dos porciones iguales. Elegir una porciones para entregar una cucharada de aceite y el cacao en polvo. A la restante agregar la harina de algarrobo y la pasta de vainilla. Separadamente mezclar bien ambas porciones y con un uslero estirarlas hasta que queden de tamaño lo más igual posible no inferior a 2 cm. Con cuidado para no dañarlas vamos a ponerlas una sobre la otra no sin poner ente las dos una cucharada de café de leche para untar las superficies que se irán a pegar. Arrollarlas como un tubo. Ver la estética que resultó y arreglarla cortando los bordes, los exceso y sin romperla. ¡Ya nuestros pan dulce está listo! Hornear durante 20 minutos a 170 grados, hasta que se vea bien cocido con una costra dorada pero de un color más oscuro.

Si quieren sorprender vuestros amigos (y vuestros paladares), les aconsejo evaluar bien los ingredientes: se pueden tener resultados diferentes según el uso: para comer por la mañana más dulce, o para una merienda sabrosa poco dulce pero con la fuerza nutricional de todos los ingredientes bajando solo la cantidad de el azúcar. ¿Quién se atreve en probarlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *