Categorías
Aperitivos

Pizza fusión con ají chileno

Pizza fusión con ají chileno.
Pizza fusión con ají chileno.

El ají en Chile es tan común que en varios países del mundo esta hortaliza sabrosa y picante se la conoce justamente como chile. Por cierto se trata de un ingrediente muy común en nuestras recetas, pero hoy quiero proponerles un divertido ejemplo de la cocina que en inglés se define fusion, uniendo el ají con una de las recetas más conocidas del mundo a nivel internacional: ¡la pizza italiana! Es una preparación original, simple y económica: lo ideal para disfrutar con amigos o en familia.

Ingredientes de la Pizza con ají

Para la masa

  • 500 gr. de harina con polvo de hornear
  • agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • sal a gusto

Para el relleno

  • 200 gramos de tomates enlatados
  • 150 gr. de “mozzarella” o queso mantecoso
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 150 gramos de ají de colores (mis preferidos para esta recetas son los rojos)
  • sal a gusto

Preparación

Picar los tomates, adjuntar una cucharada de aceite con unas tres pizcas grandes de sal y dejar reposar. Precalentar el horno a 200 grados para que resulte bien caliente en cuanto la pizza esté lista para la cocción.

Poner la harina en una superficie de madera o de mármol. Formar un volcán de harina, hueco al centro, y adjuntar -en este orden- dos cucharadas de aceite de oliva, sal a placer (yo pongo diez pizcas de las mías que son pequeñas) y medio vaso (30 cc) de agua tibia. Dar una vuelta con una cuchara a aceite, sal y agua, después amasar con la harina de forma gradual, adjuntando agua de a poco cuando precisa. La masa debe adquirir una consistencia elástica. Si se pega a las manos se puede adjuntar harina o bien dejar reposar hasta que se seque un poco. En muchas de nuestras cocinas tenemos herramientas eléctricas para amasar sin cansarnos, y claramente si tenemos poco tiempo son una excelente opción, pero personalmente prefiero amasar a mano… a la postre, es una buena actividad física para nuestros brazos, y la pizza seguro les va a salir bárbaro.

Cuando la masa tendrá la consistencia debida explanarla con las manos dejando los bordes un poco más gruesos. Yo con quinientos gramos de harina me encuentro bien para hacer una pizza de la medida de la bandeja del horno. Pueden acabar el explanado directamente en el molde de cocción o en la bandeja si lo prefieren, yo les aconsejo esta última opción ya que los moldes sacan algo del poder de cocción del horno. Poner la mezcla de tomates preparada antes en la parte central de la masa e ir expandiéndola hacia los lados, ayudándose con una cuchara, dejando libres los bordes adonde pueden poner un poco de harina para que la pizza resulte más rústica.

Adjuntar el queso rallado o picado, según el gusto personal, y los ajíes cortados en trozos de tamaño parecidos.

Hornear y dejar cocer hasta cuando el tomate resulte bien seco (yo dejo unos veinte minutos a 200 grados, pero depende del horno). Servir bien caliente y ¡a disfrutar de los fabulosos ajíes chilenos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *