Categorías
Aperitivos

Polenta, receta para que quede rica

Polenta, con esta receta te quedará muy rica
Con esta receta te quedará muy rica

La Polenta es una preparación típica de los Alpes italianos, donde se prepara con muchas recetas distintas, desde las más sencillas a las más elaboradas. Aunque la Polenta se pueda preparar con distintos tipos de harina, la más conocida es la de harina maíz: es realmente curioso que estas recetas pasen como típicas de Italia, aunque el maíz se importó justamente de las Américas… En todo caso aquí les presento una receta típica de la ciudad norteña de Aosta, que es a la vez simple y sabrosa. ¡Que la disfruten!

Ingredientes de la Polenta

Para la polenta:

  • medio kilo de polenta
  • dos litros de agua
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada escasa de sal para parrillas

Para la salsa:

  • 300 gramos de tomates enlatados
  • 250 gramos de queso rallado
  • algunas hojas de albahaca para decorar
  • dos cucharadas de aceite de oliva

Preparación

Empezamos con la Polenta, cuya cocción se demorará cerca de una hora y requerirá nuestra constante presencia, ya que tendremos que revolcarla a menudo. Se les recomiendo un poco de paciencia… ya verán que merece la pena.

Poner en una olla el agua y en cuanto hierva añadir la sal y el aceite. De a poco y revolcando añadir la Polenta, teniendo cuidado que no se formen grumos (en Italia los grumos de la Polenta tienen nombre propio: se dicen fraticelli, o sea tindíos). Mantener el fuego moderado.

Tras una media hora hacer calentar en una sartén el aceite para la salsa y añadir los tomates picados. Dejar a fuego moderado para unos veinte minutos, por mientras seguir revolcando la Polenta.

La polenta estará lista cuando se despegue sin dificultades de las paredes de la holla. En cuanto esté casi a punto, añadir a la salsa el queso rallado.

Servir la polenta bien caliente y guarnir con hojas de albahaca.

Aunque la Polenta se pueda preparar sin herramientas especiales, la tradición nos habla de algunos típicos utensilios que pueden darle un toque especial a nuestra receta. He aquí los más conocidos:

  • una olla de cobre para cocer la polenta
  • una cuchara de madera para revolcarla
  • una gran tajadera de madera para presentarla en la mesa (en vez de un plato tradicional)
  • un hilo para cocer para cortarla una vez preparada, ya que con cuchillos es bastante incómodo.

Para acompañar:

Excelente un buen rojo, le aconsejo un Merlot o si logran encontrar una botella un Barbera, vino tinto típico de Italia del norte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *