Categorías
Carnes

Carne a la pimienta en salsa greivy

carne-pimienta
Un plato espectacular que me prepararon amigos que viven en Valparaíso. Veloz, porque se prepara en no más de 25 minutos, pero con un toque de fantasía: me gustaron los sabores y los colores rojos y negro. Un verdadero suceso si quieren extrañar vuestros invitados. La salsa que se va añadiendo, la greivy (o gravy ) se emplea frecuentemente en la cocina inglesa para acompañar las carnes asadas, el arroz, el puré de patata. Vamos que os paso la receta y cocinamos!

Ingredientes

  • 4 solomillos de ternera
  • Pimienta negra en grano
  • 500 cl de nata para cocinar

Para la salsa greivy:

  • 2 cebollas medias
  • 100 gr de queso montecoso
  • Enebro a gusto
  • 2 dientes de ajo
  • semilla de comino a gusto
  • 1 chile molido
  • 50 cl de leche de cocco
  • Sal a gusto

Preparación

Vamos a poner los solomillos a asar en una plancha pero, importante, sin añadir sal. Si se pone sal cuando la carne no está ya bastante cosida se pondrá dura. El resultado que tenemos lograr son que lo filetes resulten crujientes por fuera y medio hechos por dentro.

Cuando estarán cocidos los reservamos.

Por otro lado de nuestra mesa de trabajo preparamos la salsa de pimienta. Yo lo voy elaborar en esta forma pero ustedes pueden adoptar la que más os agrade. Pongo en paño de cocina la pimienta negra entera junta a una cucharadita de café. Cerramos el paño y trituramos. Finalmente ponemos al fuego una cazuela y añadimos la nata espolvoreando sobre ella los granos de pimienta negra que trituramos junto con sal a gusto. Todo eso lo haremos siempre removiendo y pues dejamos que nuestra salsa se cocine: el fuego tiene que ser medio y se deja hasta que se reduzca. El secreto es remover mucho y constantemente porque no se pegue.

Cuando la salsa estará a su punto agregamos los solomillos adentro la cazuela: los bañamos y los dejamos como 5 minutos porque los sabores se quedan bien ablandados. Asó nuestra carne a la pimienta está lista. Hora necesita honrar nuestro plato. Y si quiere verdaderamente sorprender vuestro comensales pueden honrar el plato con verdura y con la salsa greyvi.

Preparamos ahora la salsa grevy limpiando las cebollas y cortando sus tallos y raíces. Las vamos a hervir no más de 7 minutos, yo por solito voy añadir un poco de sal en la agua porque se compensa con el dulce de la cebolla. Pues freímos el queso en una cacerola a fuego medio adonde ya ponemos un poco de aceite de oliva. Cuidado a no romperlo.

En una olla profunda ponemos un poco de aceite y la calentamos a fuego medio. Agregamos las semilla de comino y los dejamos hasta cuando nos damos cuentas que se cambian de color y resulten marrón: añadimos una cebolla picada y removemos muy bien hasta cuando la cebolla está bien dorada y con color un poquito marrón. Ahora vamos añadiendo el ginepre, los diente de ajo molido y los chiles molidos. Añadiremos los tomates a la cebolla hervida sal y algunas gotas de jugo de limón para neutralizar la acidez. Por último, añadir la leche de coco a la salsa y la cebolla perla hervida (no el agua) y el queso frito. Tapamos y dejamos cocer como 5 minutos. Y la salsa está lista. La ponemos en el plato que horneamos con nuestra carne a la pimienta y sera una delicia: ¡a degustar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *