Categorías
Carnes

Roast Beef semi-tartaro

roast-beef
Este plato es uno ente los más afamados de la cocina inglesa. Pero lo encontré en Pucón, un lugar que a mi siempre me encantó. La tradición inglesa es muy presente en nuestro país pero necesita hablar de tradición y no de cocina inglesa porque platos como estos son cambiado mucho enriqueciéndose de la cultura gastronómica chilena. Entonces de toda manera es una receta fantástica que toma su fuerza desde nuestra tierra. Cuando la vi, voy ser sincera, no me pareció nada de extraordinario…. pero cuando la probé me enteré de la mella fina pero fuerte de sabores de carne que merece verdaderamente que usted la prueban. Se puede comer todo el año, en un comida importante como segundo plato. Os laso la receta: vamos a prepararla!

Ingredientes del roast beef semitartaro

(para semi-tartara)

  • 200 gr de secreto de buey
  • Un huevo tamaño mediano
  • 2 cebollino o 6 gr de perejil molido
  • 12 g de salsa de soja
  • 30 cl de aceite de oliva virgen extra
  • aceite de sésamo y aceite de chile al gusto
  • Pimienta negra a gusto
  • 200 gr de carne de vacuno
  • 1 cubito de caldo de verduras
  • Unas ramitas de tomillo
  • Caldo de carne
  • Sal y pimienta

Preparación

Ponemos en un recipiente bastante grande la yema del huevo junto con los dos aceites distintos para su calidad. Mezclamos, casi como batir una mayonesa. Nos pararemos solo cuando todo está casi emulsionado. Ahora agregamos la carne, los 2 cebollino con la cebolla y seguimos mezclando con fuerza pero en manera delicada para no “matar” los sabores que se están criando. Añadimos la salsa de soja la sal y la pimienta a gusto.

Disponemos nuestra preparación sobre un material que no se queme y empezamos a dorar la superficie superior con el soplete dando la vuelta para dorar ambos los lados. Antes de proceder a trocear y sazonar la carne es importante una cocción pero minima, con horno a temperatura no elevada, 45 grado, para a lo menos una hora. Y lo dejados a enfriar. Algunos lo ponen a enfriar en manera más forzada, no natural. Yo no estoy de acuerdo porque va a perder mucho el sabor. El resultado es un semi-tartare con un sabor muy delicado, con la carne semiárida como quiere la tradición pero tiernísima y fácil a masticar.

Por otro lado salpimentar la pieza de carne de vacuno y colocarla en el horno que ya precalentamos a 180 grados. Rociar la carne de vez en cuando con sus propios jugos para que se impregne de sabor y quede suculenta. Se mantiene así al rededor de 2 horas, respetando vuestro gusto: muy hecha o rosada.

Así tenemos lista nuestra recuesta: ponemos ambos en un plato pero os consejo de cortar en hoja fina el asado y arrollarlo poniéndolo a corona en el perímetro del plato, al centro el semi-tartara: el efecto será maravilloso y encantará vuestro comensales, que esperan a probarlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *