Categorías
Dulces

Montblanc, una poesía de arte blanco

montblanc

Más que un dulce, el Montblanc es una auténtica poesía de arte blanca. Como lo dice su nombre, es una receta que se inventó en el sector del Montblanc, entre Italia y Francia, pero su buena reputación ya ha llegado en todo el mundo. En realidad es uno de los dulces más decorativos y “especiales” que se puedan preparar en una cocina. Mi consejo personal es de probarlo en alguna ocasión realmente especial, ¡merece la pena esperar para degustarlo!

Ingredientes

  • medio kilo de castañas
  • 100 gramos de azúcar
  • medio litro de leche
  • 1 vasito de ron añejo
  • 3 cucharas de cacao amargo en polvo
  • una pizca abundante de sal
  • medio litro de crema para batir

Preparación

Practicar un corte en cada castaña de un par de centímetros, desde la cumbre hasta la base. Poner para veinte minutos en agua hirviendo y dejarlas enfriar en el agua de cocción.

Por mientras montar la crema para batir a nieve y dejar reposar en el refrigerador.

En cuanto se hayan enfriado, reitrar las castañas y limpiar cuidadosamente de la cáscara externa y de la piel interna.

Poner nuevamente en una olla con la leche, la sal y el azúcar y acabar con la cocción a fuego moderado para 40 minutos. Escurrir bien y poner en la licuadora con 2 cucharadas de cacao amargo y el ron.

Disponer la crema que habrán obtenido en forma de montaña y recubrir con la crema batida. Para un efecto más impactante, pueden utilizar una jeringa para dulces para decorar. Si no la tienen, les sugiero que corten el ángulo de una bolsa plástica para alimentos, de las que se ponen en el refrigerador, y que pongan allí la crema batida para decorar según vuestro gusto.

Pulverizar con la tercera cucharada de cacao. Dejar reposar una media hora en el refrigerador antes de servir… ¡y me digan que no merece si se atreven!

Para acompañar:

[lightgrey_box]Lo ideal es una buena champaña. El Montblanc es un dulce especial que requiere de bebidas especiales. Si no quieren probar alcohol, pueden probarlo con un rico café en granos, o con una taza de chocolate amargo, que exaltará su dulzura.[/lightgrey_box]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *