Categorías
Pastas Italianas

Ravioles artesanales (hechos en casa)

Los ravioles son una tradición típica de varias partes de Italia y ya se han vuelto un plato bien internacional. De hecho se pueden encontrar en cualquier supermercado y hay de industriales y artesanales. Pero hacerlos en la casa le da un toque muy especial, y la preparación es muy divertida. Además podrán elegir libremente el relleno y sorprender a los huéspedes. En el fondo no hay que ser grandes cocineros para lograr buenos ravioles caseros así que… ¡les invito a ensayar esta receta!

Ravioles artesanales
Ravioles artesanales

Ingredientes

para la masa:

  • 1/2 kg de harina sin polvo de hornear
  • agua tibia y sal a gusto

para el relleno:

  • 1/4 kg de carne molida o de jamón o de espinacas o de ensalada roja, según sus preferencias
  • 1/4 kg de queso rallado
  • 1 huevo
  • pimienta en granos
  • sal

Preparación

Poner todos los ingredientes del relleno en la licuadora con un poco de sal y de pimienta recién molida: el queso, el huevo y el ingrediente elegido entre la carne y los demás; dejar descansar el relleno en un contenedor cerrado.

Por mientras preparar la masa poniendo la harina en un plano de madera o de mármol. Formar un hueco al centro y adjuntar sal a placer (yo pongo cinco pizcas de las mías que son pequeñas) y un cuarto de vaso (15 cc) de agua tibia. Amasar el agua con la harina de forma gradual, adjuntando agua de a poco cuando precisa.

La masa debe adquirir una consistencia elástica. Si se pega a las manos se puede adjuntar harina o bien dejar reposar hasta que se seque un poco. Una vez obtenida la masa de la consistencia deseada dividirla en cuatro partes y explanar cada una; las hojas que deben salir del proceso es importante que sean sutiles (un par de milímetros como máximo) y regulares. Para lograrlo pueden servirse de una máquina manual para explanar la masa: es sencillo y se trata de una herramienta muy económica y útil para la preparación de cualquier tipo de pasta fresca, así que pueden evaluar si quieren comprarla. En caso no la tengan a mano pueden sustituirla con un rodillo o con una botella de vidrio limpia y vacía que harán enrollar sobre la masa para extenderla. Con la máquina el proceso es más rápido pero el resultado igual se consigue así.

En cuanto la masa esté bien explanada tendrán que recortar los ravioles. Para hacerlo deben elegir el tamaño; en general, más chicos mejor, ya que de esta forma se reduce el tiempo de cocción y se exalta el gusto. Yo tengo una antigua forma para lograr ravioles de medida regular, pero no es imprescindible. simplemente pueden dividir cada hoja de masa en dos mitades largas, poner un cucharadita de relleno e ir cubriendo y recortando de a poco. Si las dos partes de hoja que forman cada raviol no se pegan bien pueden humedecerla con agua tibia. Los recortes irregulares habrá que unirlos y explanarlos otra vez para conseguir otros ravioles.

Una vez acabado el proceso, los ravioles están listos: pueden conservarlos en el refrigerador o congelarlos. Para prepararlos será suficiente dejarlos cocer en agua salada hirviendo hasta que suban a la superficie. Tengan cuidado en no exceder en los tiempos de cocción ya que los ravioles se podrían romper. Para condimento les pueden poner muchísimas variedades de salsas. Una idea muy simple que deja espacio para saborear el gusto del relleno es poner una nuez de mantequilla y algunas hojas de salvia en una olla; cuando la salvia será dorada la podrán sacar y agregar los ravioles; un minuto a fuego vivaz y… ¡a la mesa! Si quieren un toque de clase, rallen arriba de cada porción un poco de auténtico queso parmesano Reggiano de Italia: vuestros huéspedes quedarán encantados. Una opción más económica es rallar un poco de nuez moscada: el perfume será maravilloso y el maridaje con mantequilla y salvia es de los más interesantes.

Para acompañar

[lightgrey_box]Según el relleno y la ocasión; por lo general estará bien un vino tinto bien posado. Acuérdense abrir la botella una hora antes y servir a temperatura ambiente el vino. Una curiosidad: en Italia para fiestas especiales los ravioles se sirven ellos mismos en vino tinto. Se calienta el vino con algunos clavos de olor para aromatizar y se adjunta en el plato como una salsa. Pero cuidado, ya que es una opción bastante alcohólica.[/lightgrey_box]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *