Categorías
Pasteles

Torta salada de zapallos italianos

torta-zapallos

Es una torta salada de zapallos típica de la zona de Genoa, en Italia del norte, adonde se cultivan algunos de los mejores zapallos italianos. Es económica, sabrosa, alegre y le encanta a los niños. Es lo ideal si quieren algo que presente bien y que no precise de una preparación compleja. Como siempre, les recomiendo la buena calidad de los zapallos: si son frescos, ¡el éxito es garantizado!

Ingredientes

  • 3 grandes zapallos italianos
  • 200 gramos de queso rallado
  • 2 huevos
  • un manojo de perejil
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • sal a gusto
  • Para la masa:
  • 300 gramos de harina con polvo de hornear
  • 1 huevo
  • una nuez de mantequilla
  • una cucharada de maizena
  • sal a gusto

Preparación

Picar groseramente los zapallos y el perejil; calentar el aceite en un sartén y dar una cocción veloz a fuego vivo. Serán suficientes tres o cuatro minutos. Quitar el aceite (pueden ayudarse con papel absorbente de cocina o con bolsas de papel para el pan). Dejar enfriar.

Por mientras, preparar la masa: verter la harina en un plano de madera o mármol, hacer un hueco y añadir el huevo, la mantequilla precalentada, la maizena y sal a placer. Yo añado también una o dos cucharadas de agua tibia para lograr una masa más suave. Extender la masa en una olla para hornear, dejando los bordes altos, y dejar reposar.

[green_box]Por mientras calentar el horno a 180 grados.[/green_box]

Añadir al compuesto de zapallos y perejil el queso rallado, los dos huevos y un poco de sal. Extender arriba de la masa de base y doblar los bordes de masa. Hornear para 30-40 minutos dependendo del horno y… ¡a la mesa!

Si quieren probar otra versión, pueden realizar la receta con masa de hoja: la pueden encontrar en el reparto congelados de los supermercados y en algunas panaderías.

Si la temporada no les permite encontrar zapallos frescos, pueden realizar la torta con espinacas, igual saldrá muy sabrosa.

Para acompañar:

[lightgrey_box]Dependiendo de la ocasión, puede acompañarse casi con cualquier cosa. A mí me encanta con una copa de Chablis, vino blanco especial para quesos; pero si la presentan en alguna fiesta para niños se puede acompañar perfectamente con jugos frescos de piña o de frutilla: los niños quedarán encantados.[/lightgrey_box]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *