Categorías
Pescados y Mariscos

Quiche de salmón y esparrago

quiche

Esta receta (La palabra “quiche” deriva da la palabra alemana “kuchen” que significa torta) es ideal para nuestra mesa de fiestas o de Navidad o cualquier ocasión especial. Un plato muy fino que os permitirá sorprender vuestros comensales. La probé en Brasil, pero me contó mi amiga brasileña que también se puede encontrar en muchos otros paises adonde hay una cultura más cercana a la europea, sobre todo a la francesa. Se puede servir caliente o fría, excelente para todas las ocasiones: cortada en pequeñas porciones puede ser lo ideal para empezar una cena o enriquecer vuestro boufet por un momento particular.

Puede prepararse con mucho adelantado y calentarla en el momento justo: en toda la maneras es una receta que no podéis no probar o no tener anotada en vuestra cocina porque seducirá vuestros comensales.

Ingredientes del Quiche de Salmón

  • 250 gr de salmón ahumado
  • 400 gr de espárragos grandes
  • 2 cebollas
  • 50 gr de mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • pimienta molida a gusto
  • sal
  • 50 ml de crema para batir

(para la crema)

  • 200 ml de leche entera
  • 20 gr de harina sin polvo
  • 20 gr mantequilla
  • nuez moscada
  • sal

(para la pasta especial)

  • 200 gr de harina sin polvo
  • 100 gr de mantequilla
  • 70 ml de agua
  • sal

Preparación:

Empezamos limpiando muy bien los espárragos con mucho cuidado, eliminaremos la parte blanca asi como la parte más verde con cordón demasiado duros. Penémoslos en agua caliente y sal hasta cuando se vean muy suaves y bien cocidos.

En otra parte de nuestra mesa de trabajo empezamos a cocinar nuestra crema. Mezclamos la mantequilla con la harina, y cuando la mezcla se ve bien densa agregamos la leche caliente sal a gusto y la nuez moscada. En pocos minutos nuestra crema ya nos encantará con su olor particular.

Ahora sí vamos a sacar del agua nuestros espárragos (¡cuidados que son calientes!), cortamos las puntas que son la parte más tierna y seguimos cortando en pequeños círculos. por otro lado cortamos el salmón en trozos. El Salmón tiene que ser de buena calidad, en Chile tenemos un salmón exquisito: entonces no tendremos problemas en encontrarlo.

Ponemos en un sartén aceite de oliva y mantequilla: freír a fuego medio con mucho cuidado de no quemarlo y añadimos las cebollas que ya cortamos bien finas. Solo cuando tomarán color y el olor nos dice que está lista vamos a agregar los espárragos que ya cortamos, y dejamos solamente unos minutos para que se mezclan los sabores.

Cuando estaremos seguros que todos los sabores están bien juntos añadiremos la crema para batir, mezclar y tras 1 (¡uno solo!) minuto añadir nuestra crema. Cocer por 5 minutos a fuego medio. Al final poner sal y pimienta a gusto.

En último, nuestra pasta especial. Es un elemento muy importante para tener un resultado sabroso entonces se necesita que la trabajemos bien. Mezclamos la mantequilla con la harina: lo importante es que la mantequilla sea fría. Juntamos el agua y trabajamos la masa sin cansarnos porque más estará trabajada y más el resultado será excelente. Al final deberíamos tener una masa suave pero de cuerpo que se pueda extender sin dificultad.

En un sartén para hornear posiblemente circular y ya unta con mantequilla ponemos nuestra masa hasta que tome la forma de la sartén. Eliminamos la parte en exceso con un cuchillo pero manteniendo un margen de un centímetro por todo el diámetro. Ahora con atención ponemos Quiche. Ponemos las punta de los aspáramos que sean por lo menos tres para cada cuarto del sartén. Y serramos los márgenes de manera que toda la sartén tenga un borde de un centímetro en el interior. Un secreto para un buen resultado es forrar la pasta con un tenedor en toda la base de la sartén antes de poner nuestro relleno.

El margen puede también ser decorado haciendo una incisión con un cuchillo fino e imprimiendo una forma de hoja o de flor en toda esta parte o recortando otra pasta y después juntándola con el margen. Hornear a 190 grados por 30 minutos. Un consejo: si se sirve caliente dejarla reposar por lo menos 5 minutos.

El efecto será muy escénico (y con vuestra fantasía enriquecerlo más) y con respecto al gusto les aseguro que os encantará: ¡a degustar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *