Categorías
Pescados y Mariscos

Salmón a la chilena

salmon-chilena

Nosotros los chilenos a menudo estamos convencidos de tener excedentes carnes, sin embargo nos olvidamos que el pescado de Chile también ofrece interesantes posibilidades para desarrollar nuestras recetas también en la cocina diaria.

Así que hoy les voy a proponer una preparación extremadamente simple que se puede adaptar a la mesa diaria y que incluye un gran protagonista de nuestro mar: el salmón.

Ingredientes para tres comensales

  • 500 gramos de salmón
  • tres porciones de puré de papas
  • un zapallo italiano de buena calidad
  • un tomate fresco
  • aceite de oliva y sal a gusto
  • una pizca de nuez moscada
  • medio vaso de vino blanco

Preparación del Salmón

Para realizar la receta del salmón chileno es importante que las hortalizas sean de temporada y de buen nivel. Así que si no encuentran zapallos italianos y tomates adecuados pueden substituirlos con otras verduras, como lechuga, palta o lo que les sugieran los mejores productos a vuestro alcance.

Con respecto al salmón pueden elegir entre el corte en filete y el corte en trozos que resulta un poco más económico. Ambos permiten realizar una excelente preparación, solo hay que legar según vuestras preferencias. En lo personal encuentro que el salmón en trozos sea más sabroso, pero ¡a cada uno el suyo!

Asegurarse también de tener en vuestra cocina una sartén especial para pescado para que el olor no cambie el gusto de vuestras carnes en preparaciones posteriores. En caso de no tener a mano una sartén dedicada, tras realizar la receta deberán limpiarla dejando jugo de limón para un par de horas antes de utilizar nuevamente la sartén para carnes.

Poner en la sartén un poco de aceite de oliva; en cuanto esté bien caliente adjuntar el salmón y dejarlo cocer dos minutos para cada lado esfumando con vino blanco.

Preparar el puré de papas según las instrucciones del fabricante. En una parrilla o un grill cocer el zapallo cortado en rebanadas de unos tres milímetros de espesor. Juntar todo en el plato de cada comensal junto con el tomate dejando aceite y sal a discreción; servir bien caliente. El resultado les sorprenderá. No se olviden adjuntar al puré una pizca de nuez moscada para proporcionarle un sabor más agradable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *