Categorías
Pescados y Mariscos

Sopa de cholgas, una sabrosa experiencia del mar

sopa-cholgas

La sopa de cholgas es una de las entradas más conocidas de la cocina de Naples, en Italia del sur. Tradicionalmente, se preparaba para el Jueves Santo, y era casi un aviso que la cuaresma ya estaba a punto de concluirse.

Hoy por supuesto podemos degustar la sopa de cholgas en cualquier temporada del año. Es una entrada alegre y simple, que hará la felicidad de todos vuestros huéspedes para su sabor convival. La única advertencia es que precisan cholgas frescas, completas de su concha. Para una vez, las cholgas enlatadas, muy valiosas para preparar otras recetas, deberán quedarse en la despensa.

Ingredientes

  • 1 kilo de cholgas
  • 1/2 kilo de tomates maduros o 300 gramos de tomates enlatados
  • 1 manojo de perejil
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • rebanadas de pan a gusto (de 2 a 5 para cada invitado)
  • pimienta en granos

Preparación

Limpiar cuidadosamente las cholgas bajo el agua corriente. Restregar una concha contra la otra para quitar todos los residuos marinos o ayudarse con un cepillo duro.

Hacer calentar el aceite en un sartén y adjuntar los tomates y los dientes de ajo picados. Si utilizan tomates frescos, previamente deberán hacerlos cocer para cinco minutos en agua hirviendo para quitar la cáscara.

Echar las cholgas en poca agua hirviendo (un litro en razón de cada kilo de cholgas). Las cholgas estarán listas en cuanto se abren, pero ojo: en el caso que una o más queden cerradas, deberán echarlas, ya que pueden ser dañinas.

Dejar las cholas en su agua de cocción y por mientras hacer calentar las rebanadas de pan.

En cada plato poner las cholgas completas de sus cáscaras, un par de cucharas de tomates, un cazo de agua de cocción de las cholgas, algunas rebanadas de pan, una generosa cantidad de pereji picado y pimienta a gusto de cada invitado. ¡Servir bien caliente!

Cuando niño, uno de los encantos de este plato era que los adultos me permitían utilizar las conchas de las cholgas en lugar de la cuchara. Bueno, ya lo sé: no es lo más elegante de este mundo, pero si a los niños les gusta tanto… ¿para qué decirle que no?

Para acompañar:

[lightgrey_box]Un buen blanco frío, excelente un Pinot Noir. Si quieren dejar el alcohol, les invito a probar la sopa de cholgas con un sabroso jugo de tomate, enriquecido con pimienta, sal y una gota de aceite de oliva: ¡insuperable![/lightgrey_box]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *