Categorías
Postres

Postre fantasía con whisky o pisco

postre-fantasia

Un postre único que se pone con un aspecto muy distinto y que no puede no pasar sin ser mirado…. y gustado. Lo descubrí en la región de Valparaíso cuando conocí colegas que me invitaron a tomar un te en su casa. El duce estaba al centro de la mesa pero su estratos puesto como las telas del techo de una casa me encantó al tiro. Un dulce de familia de origen austríaca que una vez más remarca el carácter ecléctico de nuestro maravilloso país. Os paso la receta porque creo que deben probarlo.

Ingredientes del Postre fantasía

  • 250g harina sin polvo
  • 30 gr azúcar glas
  • 5 g Cacao en polvo
  • Sal 1 cucharita
  • 1 cucharita Canela en polvo
  • 1 cucharita de café en polvo
  • 1/2 Huevo
  • 30 ml Vinagre de vino blanco
  • 30 ml de Whisky o Pisco
  • 100 gr de mantequilla

Por la crema:

  • 750 gr de queso fresco
  • 300 gr de azúcar
  • Chocolate negro
  • Vainilla

Preparación

Poner en un contenedor cómodo para trabajar pero también que sea bastante grande la harina, la sal, la canela, el café en polvo, el cacao y el azúcar glas. Añadir un chorlito de mantequilla el huevo y a seguir el vinagre mezclado con Whisky o Pisco según tu gusto. Os entrego un consejo muy importante: por la característica de los ingredientes que se van a agregar todas las maniobras necesita hacerlas muy lentas: también cuando se agregan los últimos ingredientes se ponen poco a poco. Eso porque puede ser que vuestra masa que se está criando no necesita de toda la cantidad pero solo de una parte. Se pueden notar con facilidad porque la harina en un rato no va a absorber más.

Trabajar la masa a lo menos cinco minutos hasta cuando se enteran que su consistencia es bastante dura, un poquito más dura de la masa por el pan. Cuando vuestra masa se encuentra en la consistencia justa las ponen a descansar en un el refrigerador bien protegida con una película trasparente para alimentos (papel film): acá tiene que estar a lo menos una hora.

Ahora preparamos la crema para nuestro dulce. Te aconsejo que el queso fresco sea un poco seco, que no gotee o escurra. Agregar el azúcar y mezclar con mucho cuidado los elementos hasta que se vea una crema un poquito densa. Seguir mezclando lentamente y cuando os enteran que vuestra crema se presenta más fina y delicada. Ponerla en el refrigerador por 1 hora. Pasado este tiempo la crema refrigerada será todavía más fina y suave y empezar añadiendo los gusto que más os agrada: chocolate, vailla y si os gusta también fruta seca picada y después molida.

La última fase es la más divertida. Sacar desde el refrigerador la masa. Cuando esté a temperatura ambiente empezar a trabajarla bien (ya os expliqué muchas veces que la masa tiene que ser trabajada mucho) entregarle una forma rotunda y la pasta no tiene que ser demasiado sutil. Ahora sí ponemos la pasta con la forma que entregamos en un sartén y ponemos arriba nuestra crema en buena cantidad. Cubrimos la crema con un circulo de pasta pero que sea un poquito más pequeño del precedente y seguimos adelante hasta que agregamos toda nuestra pasta con la crema. A poco a poco se criará el efecto de un techo de una casita que se puede realizar hasta adonde se quiere. Pero yo os aconsejo de no superar los cuatro estratos porque cuando se pone en el horno el resultado sea excelente. Nuestro dulce está listo para hornear entonces ponemos en nuestro horno que ya está caliente a temperatura de 180 grados por a lo menos 40 minutos.

Para fascinar nuestros comensales se puede poner fruta arriba como unas frutillas grande :espero que decidan probarla porque estoy segura que les seducirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *