Categorías
Postres

Suflé al queso

Suflé al queso, una variante de la clásica y conocida receta.
Suflé al queso, una variante de la clásica y conocida receta.

El suflé es una receta típica de Francia e Italia del norte que podemos encontrar en una gran cantidad de variantes, dulces y saladas. Aquí les paso la receta de un suflé al queso que me sugirió una amiga de Turín, en el noroeste de Italia. Es una preparación económica, bastante rápida y de seguro efecto, sin embargo requiere un poco de cuidado ya que el secreto es que el suflé no debe deshincharse después de la cocción. Para lograrlo, les sugiero que hagan algunas pruebas antes de incluir al suflé en un menu importante, para no tener inconvenientes de última hora en su presentación. Claramente vuestro suflé al queso igual será muy sabroso aunque no presente demasiado bien… así que ¡empiecen las pruebas!

Ingredientes Suflé al queso

  • 50 gramos de harina con polvo de hornear
  • 200 gramos de parmesano u otro queso para rallar
  • 1 vaso de leche (60 ml aproximados)
  • dos huevos enteros
  • 50 gramos de mantequilla
  • una pizca de nuez moscada
  • sal a gusto

Preparación

Calentar la mantequilla en una olla y añadir paulatinamente la harina. Cuando se habrá incorporado bien y sin hacer grumos adjuntar la leche. Seguir revolcando para que el compuesto se espese, siempre a fuego muy moderado. A final adjuntar sal a gusto (yo pongo a penas una pizca: acuérdense que el queso es salado).

Rallar el queso y añadirlo al compuesto que debe estar todavía caliente. Adjuntar también las yemas de los huevos guardando las claras. Dejar enfriar.

Por mientras precalentar el horno a 160 grados y montar a nieve las claras de los huevos. En cuanto el compuesto original se haya enfriado, incorporar las claras mezclando desde abajo hacia arriba, de forma suave para no desarmar las claras batidas.

Poner en uno o más moldes teniendo cuidado de llenar solamente un tercio de cada uno, para permitir a vuestro suflé de hincharse sin desbordar. Dejar cocer para 30-35 minutos, y antes de retirar del horno dejar reposar cincos minutos. Listo: nada mejor que un suflé bien caliente, ¡a la mesa!

Para acompañar:

El suflé al queso se adapta muy bien a una copa de vino tinto, pero personalmente si tengo la posibilidad prefiero disfrutarlo con un buen vino blanco para quesos, como el Chablis. Realmente ¡se lo aconsejo! Si prefieren no tomar alcohol, una sugerencia interesante es probarlo con jugo de limón recién exprimido: el maridaje les sorprenderá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *