Categorías
Postres

Tarta italiana de manzanas

Se considera un ícono de la buena cocina casera en muchas partes del mundo, sobre todo en los Estados Unidos, y existen infinitas variantes. Esta tarta de manzanas que les propongo procede de Italia. Es una receta bastante simple y económica, para los que no tengan mucha familiaridad con el mundo de los dulces es un excelente comienzo, para los más expertos queda un buen desafío ya que los equilibrios entre distintos ingredientes son muy importantes para lograr el máximo y siempre hay espacio para personalizar el resultado final.

Tarta italiana de manzanas
Tarta italiana de manzanas

Ingredientes para la tarta

Para la masa:

  • 300 gr. de harina con polvo de hornear
  • 200 gr. de azúcar
  • 1 cucharada de maicena
  • 50 gr. de mantequilla
  • 3 cucharadas de leche
  • 2 huevos enteros
  • 1 rojo de huevo

Para la cobertura

  • 2 manzanas Fuji grandes o 3 pequeñas
  • 1 clara de huevo
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • algunas gotas de limón

Preparación

Dejar huevos y mantequilla a temperatura ambiente para un tiempo mínimo de dos horas. Si la mantequilla sigue muy dura, la pueden calentar para pocos segundos en el microondas.

Dividir en cuartos las manzanas y limpiarlas cuidadosamente quitando semillas y cáscara. En una taza grande mezclar la clara de huevo con 2 cucharaditas de azúcar y algunas gotas de limón. Dividir cada raja de manzana en tres o cuatro rayas más pequeñas según el tamaño y dejar reposar en la taza con el compuesto de clara de huevo durante la preparación de la masa. Las gotas de limón no alteran el gusto, pero hacen que las rayas de manzana no se oscurezcan durante el proceso. El azúcar y la clara de huevo harán que en la cocción las rayas queden lúcidas y doradas. Encender el horno a 200 grados.

Mezclar en una escudilla grande la harina, el azúcar y la maicena. Incorporar de a poco los huevos, la mantequilla y la leche. La masa debe ser pegajosa, si está demasiado dura pueden adjuntar leche. Una vez obtenida la masa, verter en una cacerola ayudándose con una cuchara y poner en el horno bien caliente hasta que la superficie se vea livianamente dorada (son diez minutos aproximados, dependiendo del horno).

Extraer y decorar con las rayas de manzana. Para que la cobertura salga más homogénea lo pueden hacer así: pongan una raya al centro de la torta y otra en cada uno de los ángulos (si la cacerola es circular da lo mismo, pongan las cuatro rayas a las extremidades ideales de una cruz). después vayan acercando cada esquina al centro, adjuntando nuevas rayas de forma tal que de a poco toda quede bien cubierta. Reponer la torta en el horno para finalizar la cocción, el tiempo será lo mismo de la primera parte (diez minutos en mi horno). Después apagar el horno y dejar reposar la torta hasta que se enfríe.

[green_box]Una sugerencia: es importante no abrir el horno durante toda la preparación ya que el aire frío podría comprometer la levitación. Por eso mismo mejor poner las rayas de manzana de forma rápida y tener cuidado que por mientras el horno quede cerrado, de esta forma cuando ingresarán la torta otra vez estará bien caliente.[/green_box]

Para acompañar

[lightgrey_box]La torta de manzana es excelente para desayuno, con café y lecho o té, así como para finalizar las comidas principales. Para alguna ocasión especial, la pueden servir con una champaña o con otro vino dulce.[/lightgrey_box]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *