Categorías
Repostería

Torta de frutilla y kiwi con crema pastelera

torta-frutilla
Esta receta la probé en Argentina. Este país tiene una rica y multiforme pastelería debido a la presencia de muchos italianos, franceses y árabes que entregaron su cocina con la comunidad. La receta me la pasó mi amiga y colega argentina que desde siempre tiene un amor infinito para cocinar dulces. Y a mí me gustan muchísimo los dulces a la frambuesa y a la frutilla. Así cuando nos juntamos me prepara dulces exquisitos. Esta receta se puede preparar también con kiwi o con solo rutila o con frambuesa: da lo mismo, ¡un gran éxito! Os paso la receta y estoy segura que os gustará.

Ingredientes

Crema pastelera:

  • 6 yemas
  • 2 cucharadas de Maicena
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 550 cl Leche
  • 1/2 cucharada de esencia de vainilla

Para la masa:

  • 125 gr mantequilla o margarina
  • ½ taza de azúcar
  • 2 huevos
  • 2 tazas de harina con polvo
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 300 gr de frutillas frescas
  • 3 kiwis

Preparación

Para preparar nuestra crema pastelera colocamos las yemas de huevos juntas con azúcar y la maicena en una cacerola y mezclamos bien todos los ingredientes para que no se quede con grumos. Cuando están bien integrados añadimos la leche con la esencia de vainilla y seguimos mezclando bien. Esto acto que parece el más banal de hecho es el más importante para que resulte bien nuestra cremita.

Cuando estemos seguro de consistencia de la mezcla, vamos a llevar a fuego bajo nuestra preparación. Lo importante en esta fase es que no se queme o pegue la crema porque sería terrible. Por eso es importante seguir removiendo y si se ocupa una cuchara de madera sería mejor. Hay que remover la crema cuando empieza a hervir. Si hacemos bien estos momentos de preparación nuestra crema ya estará lista.

Por otro lado de nuestra mesa vamos ahora a preparar la masa. Igual tiene que estar bien hecha porque al final todas las partes puedan figurar bien y resultar con un sabor inigualable. Entonces por la masa tomamos un bol dentro del cual vamos a reponer todos los ingredientes que no sean líquidos. Esto porque al centro del bol vamos a poner en un hueco y en su medio colocamos huevos, yema y la mantequilla. Una sugerencia importante es la siguiente: preparar ante que reponer la mantequilla que se presente como “pomada” es decir muy muy blandita, claramente sin ser liquida. Así será más fácil poder manejarla para la preparación y sobre todo porque así la masa resultará más buena.

Os consejo de trabajar con las manos y no con la maquina porque es mejor: trabajamos los ingredientes porque se ablandan y los sabores se casen; el resultado tiene que ser una masa suave y uniforme. A esto punto dejamos nuestra preparación que descanse en refrigerador a lo menos 2 horas. Pasadas las dos horas tiramos la pasta u en conjunto preparamos un molde para torta. Sería mejor preparar el molde al punto que sea mantecado y harineado, ya tienen su preparación hecha. Horneamos a una temperatura media por 10 minutos.

Con estas dos preparaciones ya prácticamente tenemos nuestra torta hecha. Ahora solo tenemos que armar las dos preparaciones y formar la torta. Llevamos nuestras frutillas para prepararlas. Sobre la base vamos a colocar una capa consistente de crema pastelera bien pareja, cortamos cada frutilla por su grosor y vamos poniendo una a lado de la otra. Para que quede una capa briosa y muy actractiva podemos colocar una gelatina, propiamente con sabor de frutilla o también sin sabor. En esta manera se conservará por más tiempo. Nuestra torta está lista y podemos tener más fantasía y por ejemplo alternar en los últimos giro a la frutilla kiwi así hará un buen contraste de color ¡A degustar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *