Categorías
Repostería

Torta Sacher: Una oda al chocolate

La Torta Sacher es una verdadera delicia de la gastronomía alemana y una verdadera oda al chocolate. Es un producto que se encuentra sin problemas en los supermercados, sin embargo la Sacher casera tiene un encanto suyo propio que es único. Prepararla toma su tiempo pero no es tan difícil y ¡vale la pena!. Especial para atrapar cualquier aficionado del cacao.

Torta Sacher: Una oda al chocolate.
Torta Sacher: Una oda al chocolate.

Ingredientes

Para la masa:

  • 300 gr. de harina con polvo de hornear
  • 100 gr. de chocolate amargo en polvo
  • 100 gr. de azúcar
  • 3 huevos enteros
  • 50 gr. de mantequilla
  • 2 cucharadas de maicena

Para el relleno y la decoración:

  • 150 gr. de confitura de damasco
  • 150 gr. de chocolate amargo para cobertura
  • 200 gr. de crema de leche o nata montada a nieve

¿Preparemos la torta?

  1. Dejar huevos y mantequilla a temperatura ambiente por un tiempo mínimo de dos horas. Si la mantequilla sigue muy dura, la pueden calentar para pocos segundos en el microondas.

  2. Encender el horno y hacerlo calentar a 200 grados. Mezclar en una escudilla grande la harina, el azúcar, el chocolate y la maicena. Adjuntar de a poco la mantequilla y los tres huevos. Una vez obtenida una buena masa homogénea, poner en el horno al interior de una cacerola y dejar cocer para veinte minutos aproximados.

  3. Para estar seguros del grado de cocción, pueden punzar la torta con un mondadientes: si sale casi limpio, pueden apagar el horno.

  4. Dejar reposar al interior del horno hasta cuando se enfríe para garantizar una buena levitación.

  5. En cuanto la base de la torta sea fría, ponerla en un plano de madera o mármol y abrirla por la mitad como si fuera un pan para embutir.

  6. Poner al interior la confitura bien distribuida y reponer la parte superior de la torta. Por mientras hacer calentar la cobertura de chocolate y distribuir de manera uniforme arriba y en los costados.

[green_box]Ojo: que el chocolate no sea demasiado caliente: lo importante es que sea bastante líquido para realizar la cobertura, pero no excedan con el calor ya que podrían arruinar la base.[/green_box]

Si calentaron demasiado el chocolate no es un problema, pueden esperar a que se enfríe un poco. Dejar reposar en el refrigerador para una media hora y servir con la crema de leche.

[green_box]Ojo: la Torta Sacher en Alemania nunca se sirve con nata dulcificada. Debido a su propio gusto, mucho mejor que la nata o la crema de leche mantengan un sabor neutro.[/green_box]

Para acompañar

[lightgrey_box]Mi gusto personal va al café negro sin azúcar. Pero es excelente con licores y vinos dulces. Si quieren probar un maridaje original y divertido, les aconsejo que la sirvan con un buen jugo natural de piña.[/lightgrey_box]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *