Categorías
Verduras

Tortilla de espinacas con puré rosado

A veces sucede que comemos puras masas o alimentos que nos caen pesados al estómago, sobretodo luego de eventos o asados con amigos. Para esos casos es ideal este plato, ya que es muy liviano y además, ayuda a digerir mejor todo aquello que estancó tu organismo.

Tortilla de espinacas con puré rosado de betarragas.
Tortilla de espinacas con puré rosado de betarragas.

Esta receta de tortilla y puré, a diferencia de las demás, no la aprendí de mi mamá, sino de la mayor de mis primas. En una ocasión que estuve de visita en su casa, me preparó una exquisita tortilla de espinacas y me gustó tanto, que le pedí la receta.

Yo les daré la receta para acompañarlo con puré rosado, así lo llamé yo, pero pueden acompañarlo con cualquier otro agregado, arroz, fideos blancos, papas mayo, papas fritas, ensaladas, en fin, lo que ustedes quieran, lo principal es la tortilla.

Necesitarán:

  • 250 a 300 gr. de espinaca
  • 2 zanahorias chicas
  • 1 cebolla chica
  • 3 huevos

Y para el puré:

  • 1 kilo de papas
  • 1 betarraga
  • 1 taza de leche
  • 1 cucharada de margarina
  • sal a gusto

Preparación:

Para el puré, pelamos las papas y la betarraga y las cocinamos en olla a presión, con agua y sal, por unos diez minutos, siempre los minutos se toman luego que la olla comience a sonar.

Luego, colamos las papas y la betarraga y las ponemos en un bol, batimos y agregamos la leche, la margarina y la sal. Si les gusta más líquido pueden agregar de la misma agua con la que cocieron las papas.

Para la tortilla quitamos todas las hojas de la espinaca y las lavamos bien, luego las hervimos por uno a dos minutos. En un sartén sofreímos la cebolla picada a cuadros con un poco de aceite y sal por unos cinco minutos.

Cuando ambos están listos, en un bol o fuente, unimos la espinaca con la cebolla y rallamos las zanahorias, agregamos el huevo y revolvemos todo, pueden agregar más sal si gustan.

Esa mezcla la vertemos en un sartén con aceite y cocinamos por unos cinco minutos a fuego medio, hay que cuidar que no se pegue. Damos vuelta y cocinamos por el otro lado otros cinco minutos o hasta que se dore bien.

Eso es todo, una vez lista, servimos nuestra tortilla con el peculiar puré rosado y disfrutamos sin cargos de conciencia de nuestro nutritivo plato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *